Lentejas Rojas Bio, 500 g

Lentejas Rojas Bio, 500 g

3,13 €

Añadir al carrito

Para los vegetarianos las legumbres constituyen una importante fuente de nutrición, puesto que proveen proteínas, complejos carbohidratos, fibras y vitaminas.

Fuerte color anaranjado, sabor suave y delicado.

Desprovistas de hollejo son más fáciles de digerir y tienen menos antinutrientes.

Más abajo

Más detalles

Añadir a la lista de deseos


Las lentejas rojas también son conocidas por lentejas coral o turcas. Tienen un tamaño más pequeño que el de la lenteja marrón. Su fuerte color anaranjado la diferencia a simple vista y su sabor es un poco más suave y delicado. Las lentejas rojas están desprovistas de la piel u hollejo que las protege, lo que las convierte en un alimento ideal para todas aquellas personas que tienen problemas digestivos con las legumbres.

Como dato curioso la palabra lentes proviene del latín lens, lentis, que significa "lenteja". La analogía está motivada por el hecho de que una semilla de lenteja tiene una curvatura similar a la de una lente biconvexa.

Les legumbres son uno de los grupos de alimentos que contienen un porcentaje más alto de antinutrientes que nos impiden absorber la mayor parte de proteínas, minerales y vitaminas, entre los cuales destacan los inhibidores de proteasas, fitatos y oxalatos.

Fundamentar nuestras dietas en las legumbres, aunque en ellas podemos encontrar vitaminas, minerales, puede crear deficiencia de nutrientes a causa del consumo recurrente de ácido fítico que éstas contienen.

Su contenido en proteína no cuenta como una fuente completa, ya que a la mayoría le hacen falta algunos aminoácidos esenciales y es necesario combinarlas con cereales para obtener una proteína completa.

Una vez servidas en el plato, aliñarlas con vinagre de manzana no pasteurizado, chucrut, umeboshi o miso también ayudan a la digestión de las legumbres.

En la antigüedad era común cocinar legumbres en caldos de huesos de diferentes animales y/o con manteca o leche cruda agria, limón, naranja agria o vinagre de cidra, el líquido de comidas fermentadas o lacto-fermentadas. Por la sinergia que hay entre los alimentos agrios y las legumbres, estos procesos mejoraban la absorción de minerales y otros nutrientes.

Otro método interesante consiste en cocinar las legumbres con algas (kombu o wakame), no solo para facilitar la digestión, sino también para mineralizar el plato resultante.

Se introdujeron en la alimentación humana, en forma de cultivos, hace unos 6 a 10 mil años, dependiendo la región. Fueron alimentos importantes y altamente nutritivos, pero contienen antinutrientes, sustancias perjudiciales para el ser humano que deben ser transformados para evitar problemas de salud. A lo largo de los años, el ser humano fue desarrollando técnicas para eliminar o transformar estas sustancias nocivas, pero hoy en día, estas prácticas están en su mayoría, perdidas. Resulta imprescindible volver a rescatar hábitos milenarios saludables como el remojo (activación), germinación, fermentación y cocción a bajas temperaturas, en especial cuando en la dieta se consumen a diario cereales, legumbres y semillas, como es el caso de naturistas, vegetarianos, veganos, macrobióticos o crudívoros.

Cocinando lentejas rojas

Una de las grandes ventajas de las lentejas rojas es que su cocción es muy rápida. No requieren un período de remojo previo, por lo que se preparan en mucho menos tiempo que las lentejas de toda la vida y que otras legumbres. Todo lo que hay que hacer es lavarlas bien, cubrirlas de caldo o agua fría y cocerlas a fuego moderado durante unos 20 minutos. No hay ningún otro truco ni secreto.

Tras la cocción, pierden su característico color naranja y toman una tonalidad amarillenta, además de deshacerse con facilidad, por eso son ideales para prepararla en cremas, purés o sopas.

Son muy apreciadas en la cocina India, pakistaní y asiática.

Suelen emplearse en hamburguesas vegetarianas, croquetas, patés o purés muy espesos con otros ingredientes, sal y aderezos, llevando especias de todo tipo que le aportan un toque sugerente.

Hamburguesas vegetarianas, croquetas, patés vegetales, ensaladas, albóndigas, relleno para bocadillos, canapés.

¿Algo más exótico? Prueba guisos de origen hindú como el dhal o el tarka dal, a hacer un kibbeh libanés con lentejas rojas o unas koftas veganas.

Para enriquecer o dar más sabor a las lentejas rojas, prepara un sofrito o condimenta con alguna mezcla de especias o con miso fermentado.

Combinadas con arroz constituyen un plato completo, con proteínas de alto valor biológico. No combinan bien con otras legumbres, tampoco con azúcar o frutas.

¿Quieres saber más?

Ayurveda destaca las propiedades medicinales y curativas de las leguminosas, además de reconocerlas como un alimento saludable, nutritivo y una rica fuente de proteínas. Sin embargo son pesadas de digerir y producen gases, incrementando Vata. Un método para hacerlas mas ligeras es, si tienen la piel, ponerlas en remojo el día anterior y condimentarlas con especies como comino, curcuma, cilantro y ajo al momento de la cocción. Si no tienen piel, no hace falta ponerlas a remojar previamente, pero se recomienda cocinarlas hasta el punto que queden casi puré y sazonarlas con especies.

La palabra Dal en India (conocida también como Dhal o Daal) sirve para denominar a las legumbres partidas y sin piel. Esta denominación corresponde también a los platos elaborados que tienen como base este alimento.

Masoor dhal Lens Culinaris (lentejas rojas): Ayurveda da más importancia a las rojas ya que son mas ligeras, más suaves y se digieren mas rápido en comparación a las marrones.

Son nutritivas, vitamínica y energéticas.

Fortalecen el cuerpo, altas en calcio, magnesio, fósforo, azufre, vitamina A y proteínas.

Buenas para las personas que sufren reflujo biliar, purifican la sangre y mejoran su circulación en el cuerpo.

Ayurveda recomienda germinar previamente las lentejas marrones para hacerlas más ligeras y digeribles, la lenteja roja es muy dificil conseguir que germine.

Información nutricional:

Tienen grandes valores nutricionales, entre los cuales destacan su gran aporte de hierro, zinc, selenio, hidratos de carbono, proteínas, vitaminas B.

Son una fuente importante de fósforo, manganeso y ácido fólico (B9)

Contienen vitaminas del grupo B (B1, B3 y B6), que contribuyen al buen funcionamiento del sistema nervioso, y en menor cantidad, ácido fólico.

Su contenido en fibra es inferior al del las lentejas marrones y también al de otras leguminosas.

Son bajas en grasa.

En cuanto a su valor calórico, proporcionan en torno a 360 calorías por cada 100 gramos:

Valor Energético:--------------------------1534 kJ/362

Kcal Proteínas: ----------------------------25,8 g

H. de carbono: ----------------------------54,9 g

Procedentes de Azúcares: ----------------2,3 g

Grasas: ------------------------------------2,6 g

Saturadas: ---------------------------------0,6 g

Monoinsaturadas: -------------------------0,19 g

Poliinsaturadas: ---------------------------0,52 g

Fibra: ---------------------------------------5,2 g

Sal: -----------------------------------------6 mg

Humedad máxima:----------------------- <12%

Ingredientes: lentejas rojas de cultivo ecológico certificado SOHISCERT

Puede contener trazas de gluten, soja, sesámo y frutos secos.

Conservación: Conservar a temperatura ambiente, en un lugar fresco y seco protegido de la luz.

Presentación: Bolsa 500 g

No hay comentarios de clientes por ahora.

Escribe tu opinión

Lentejas Rojas Bio, 500 g

Lentejas Rojas Bio, 500 g

Para los vegetarianos las legumbres constituyen una importante fuente de nutrición, puesto que proveen proteínas, complejos carbohidratos, fibras y vitaminas.

Fuerte color anaranjado, sabor suave y delicado.

Desprovistas de hollejo son más fáciles de digerir y tienen menos antinutrientes.

Más abajo

Escribe tu opinión