Lentejas Dupuy Bio, 500 g

Lentejas Dupuy Bio, 500 g

3,80 € Añadir al carrito

Disponibilidad: Este producto ya no se encuentra en stock

Para los vegetarianos las legumbres constituyen una importante fuente de nutrición, puesto que proveen proteínas, complejos carbohidratos, fibras y vitaminas.

Llamada por los franceses el caviar vegetal por su delicadeza en el paladar y en su degustación. De tonalidad jaspeada, verde, parda y azul.

Más información abajo.

Más detalles


Indicarme cuando esté disponible

Añadir a la lista de deseos


Los franceses le llaman el caviar vegetal por su delicadeza en el paladar y en su degustación.

La lenteja Dupuy (Lentille verte du Puy) es una variedad de esta legumbre (Lens esculenta puyensis) Dada la reputación que la región tenía sobre el cultivo de estas lentejas, en 1930, la botánica rusa Helena Barulinda denominó la variedad de lentejas verdes como ‘Lens culinaris puyensis‘ en referencia a la ciudad de Le Puy en Velay.

La cuenca de Le Puy, la meseta volcánica de Velay, 1.100 metros de altitud y otras características del terreno y de la labor de productores, son las que confieren unas cualidades especiales a estas pequeñas lentejas de tonalidad jaspeada, verde, parda, azul… ricas en pigmentos, las apreciadas antocianinas.

Como dato curioso la palabra lentes proviene del latín lens, lentis, que significa "lenteja". La analogía está motivada por el hecho de que una semilla de lenteja tiene una curvatura similar a la de una lente biconvexa.

Esta variedad de lenteja se siembra entre marzo y abril, cuando la temperatura del suelo es de unos 5º C, y se cosecha de julio a septiembre. El frío en la fase inicial y el calor y el agua abundante en su fase madura, parecen ser características importantes para que la lenteja verde de Puy esté tan bien considerada, de sabor fino, algo dulzón, no harinosa y además, de rápida cocción.

Les legumbres son uno de los grupos de alimentos que contienen un porcentaje más alto de antinutrientes que nos impiden absorber la mayor parte de proteínas, minerales y vitaminas, entre los cuales destacan los inhibidores de proteasas, fitatos y oxalatos.

Fundamentar nuestras dietas en las legumbres, aunque en ellas podemos encontrar vitaminas, minerales, puede crear deficiencia de nutrientes a causa del consumo recurrente de ácido fítico que éstas contienen.

Su contenido en proteína no cuenta como una fuente completa, ya que a la mayoría le hacen falta algunos aminoácidos esenciales y es necesario combinarlas con cereales para obtener una proteína completa.

Una vez servidas en el plato, aliñarlas con vinagre de manzana no pasteurizado, chucrut, umeboshi o miso también ayudan a la digestión de las legumbres.

En la antigüedad era común cocinar legumbres en caldos de huesos de diferentes animales y/o con manteca o leche cruda agria, limón, naranja agria o vinagre de cidra, el líquido de comidas fermentadas o lacto-fermentadas. Por la sinergia que hay entre los alimentos agrios y las legumbres, estos procesos mejoraban la absorción de minerales y otros nutrientes.

Otro método interesante consiste en cocinar las legumbres con algas (kombu o wakame), no solo para facilitar la digestión, sino también para mineralizar el plato resultante.

Se introdujeron en la alimentación humana, en forma de cultivos, hace unos 6 a 10 mil años, dependiendo la región. Fueron alimentos importantes y altamente nutritivos, pero contienen antinutrientes, sustancias perjudiciales para el ser humano que deben ser transformados para evitar problemas de salud. A lo largo de los años, el ser humano fue desarrollando técnicas para eliminar o transformar estas sustancias nocivas, pero hoy en día, estas prácticas están en su mayoría, perdidas. Resulta imprescindible volver a rescatar hábitos milenarios saludables como el remojo (activación), germinación, fermentación y cocción a bajas temperaturas, en especial cuando en la dieta se consumen a diario cereales, legumbres y semillas, como es el caso de naturistas, vegetarianos, veganos, macrobióticos o crudívoros.

Cocinando lentejas 

En guisos con carne, con pescado, con arroz, con verduras, en ensaladas. Hamburguesas vegetarianas, croquetas, patés vegetales, albóndigas, relleno para bocadillos, canapés.

El tiempo de cocción es de unos 20-25 minutos en olla convencional (con tres veces su volumen en agua) y 7-10 minutos (con 1’5 veces su volumen en agua) en olla rápida.

Lava las lentejas y ponlas a hervir con suficiente agua como para que queden cubiertas. Cuando rompa a hervir, pásalas por el colador y tira el agua. Esta técnica de tirar el primer agua de las lentejas sirve para sacar las toxinas de la legumbre y evitar flatulencias.

Procura mantener el fuego suave para conservar la lenteja entera.

El alga wakame también ayuda a cocer más rápidamente la legumbre. Si no te gusta el sabor de alga, ponla en remojo unos minutos antes de añadirla a la cazuela.

Las verduras de cocción corta, como los espárragos y el calabacín, añádelas durante los últimos tres minutos de cocción.

El vinagre de umeboshi da un sabor ácido y salado incomparable. Es una manera saludable de rectificar de sal y evitar la sal cruda al final de la cocción, favoreciendo la digestibilidad.

¿Algo más exótico?

Prueba a preparar esta sencilla receta:

 Humus de Lentejas

50g de lentejas Dupuy cocidas y enfriadas

3 cucharadas de Tahini Blanco

El jugo de 1/2 limón

Sal

Especias (comino, perejil ...)

Preparación:

En el cuenco de un procesador de alimentos pequeño, combina todos los ingredientes y mezcla hasta obtener una crema suave. Sirve frío con pimentón y un buen chorro de aceite de oliva virgen extra y ¡¡a disfrutar!!

Para enriquecer o dar más sabor a las lentejas rojas, prepara un sofrito o condimenta con alguna mezcla de especias o con miso fermentado.

Combinadas con arroz constituyen un plato completo, con proteínas de alto valor biológico. No combinan bien con otras legumbres, tampoco con azúcar o frutas.

¿Quieres saber más?

La lenteja es la legumbre que corresponde energéticamente a la primavera. Este es un plato de cocción ligera, para evitar que nos caliente demasiado internamente durante la primavera. Pero según el tiempo de cocción y las verduras que pongamos, puede ser un plato para el otoño o el invierno.

Si eres de las personas que no toleran las legumbres, toma nota: añadiendo carminativas como el hinojo, el comino y el eneldo, y el alga wakame, que ayuda a ablandar las fibras de las legumbres, mejoramos su digestibilidad.

El perejil picado añadido al final enriquece aún más su contenido.

Fortalecen el cuerpo, altas en calcio, magnesio, fósforo, azufre, vitamina A y proteínas.

Buenas para las personas que sufren reflujo biliar, purifican la sangre y mejoran su circulación en el cuerpo.

Información nutricional:

Tienen grandes valores nutricionales, entre los cuales destacan su gran aporte de hierro, zinc, selenio, hidratos de carbono, proteínas, vitaminas B.

Son una fuente importante de fósforo, manganeso y ácido fólico (B9)

Contienen vitaminas del grupo B (B1, B3 y B6), que contribuyen al buen funcionamiento del sistema nervioso, y en menor cantidad, ácido fólico.

Su contenido en fibra es inferior al del las lentejas marrones y también al de otras leguminosas.

Son bajas en grasa.

Valor Energético:------------1471 kJ/352 Kcal

Kcal Proteínas: ------------------------24,63 g

H. de carbono: ------------------------63,35 g

Procedentes de Azúcares: -------------2,03 g

Grasas: ---------------------------------1,06 g

Saturadas: -----------------------------0,15 g

Monoinsaturadas: ---------------------0,19 g

Poliinsaturadas: -----------------------0,52 g

Fibra: -----------------------------------10,7 g

Sal: ------------------------------------0,015 g

Humedad máxima:-------------------- <12%

Calcio:---------------------------------- 56 mg

Hierro:--------------------------------- 7,5 mg

Magnesio: -----------------------------122 mg

Fósforo: --------------------------------451 mg

Potasio:--------------------------------- 451 mg

Ingredientes: Lentejas Dupuy de cultivo ecológico certificado SOHISCERT

Puede contener trazas de gluten, soja, sesámo y frutos secos.

Modo de empleo: Lavar la legumbre y dejarla a remojo durante la noche. Al día siguiente cocer con 3 medidas de agua por 1 de lentejas durante 1-2 horas.

Conservación: Conservar a temperatura ambiente, en un lugar fresco y seco protegido de la luz.

Presentación: Bolsa 500 g

No hay comentarios de clientes por ahora.

Escribe tu opinión

Lentejas Dupuy Bio, 500 g

Lentejas Dupuy Bio, 500 g

Para los vegetarianos las legumbres constituyen una importante fuente de nutrición, puesto que proveen proteínas, complejos carbohidratos, fibras y vitaminas.

Llamada por los franceses el caviar vegetal por su delicadeza en el paladar y en su degustación. De tonalidad jaspeada, verde, parda y azul.

Más información abajo.

Escribe tu opinión